¿Y tú qué tan loco eres?

¿Y tú qué tan loco eres?

Tomé el vuelo #Y4513 con destino a Tijuana, B.C. después de haber vivido unos de los regalos más preciados de Cristo, un fin de semana con más de 800 jóvenes, 800 locos, con un solo fin, un solo motivo, CRISTO REY. El Encuentro de Jóvenes Regnum Christi en la ciudad de Monterrey, Nuevo León fue una experiencia inolvidable. No me canso de agradecerle a Jesús por haberme escogido a mí para ponerme en este camino tan hermoso. Tantos jóvenes tan involucrados y prestándole tanta importancia a estos temas me tiene muy enamorada, no me deja quitar la vista de ÉL. Estoy muy agradecida con Jesús por estos fines de semana con mis hermanos en Cristo, tanta gente que ÉL me pone para compartir esta misión y para acompañarme contra corriente. Ahora me siento centrada y sé el motivo de mi vida, pero yo sé que todo esto se puede ir en un abrir y cerrar de ojos. Esto no es fácil, tantas tentaciones y el miedo de ser juzgados son difíciles, pero con saber el amor tan grande que Cristo tiene para ti es suficiente para seguir adelante y luchar.

Hoy regreso a casa con la mirada fija en Jesús y con ganas de acercar a más jóvenes a ÉL. Invitar a más locos a hacer lío, como el Papa pide de nosotros y no ser de esos del sillón enfocados en otros vicios. Si hay algo que me llevo de este encuentro es que del pecado y el error es de donde viene la santificación. Las caídas son las que nos ayudan a llegar al cielo.

 

“De la pequeñez y la miseria llega el encuentro con Dios.”

(Tais Gea, Consagrada del RC)

¿Cómo voy a hacer lío llegando a mi sección y en mi comunidad?

 

¿Qué voy a cambiar? ¿Cómo me levantaré de mis caídas?

 

¿Cómo voy a dejar que Cristo encienda mi luz? ( Lucas 12:49-52)

  • Hacer lo posible por estar en gracia, para poder participar del sacramento de comunión regularmente.
  • Ser constante en la oración. La oración es un encuentro íntimo con Dios y es el mejor lugar para escucha
  • Mantener amistad con sacerdotes o consagradas, son los mejores amigos que Jesús nos mandó y son muy importantes para crecer en nuestra misión.
  • Cumplir con las obras de Misericordia Corporales + Espirituales.
  • Nuestra entrada al cielo será lo que hicimos por los demás, porque lo que hacemos por los demás también lo hacemos hacia Jesús.
  • Levantarse, trabajar y hacer algo por cualquier idea, apostolado o cambio que queramos ver o hacer.
    • “Una acción en sus 20’s vale más que una acción en sus 60’s” (David Margain, Co-Fundador de Soñar Despierto)
  • No tener miedo de decir SÍ y a seguir su voluntad. Al final, vivimos por Jesús, Él nos trajo al mundo y solo Él sabe porque estamos aquí. No hay que tener miedo a buscar y seguir nuestra vocación.
  • Tener convicción, no tener miedo de mostrar lo que creemos, dar testimonio vivo de Cristo y anunciar nuestra locura al mundo.

Con estos puntos concluyo mi experiencia de este encuentro. Yo solo deseo que Jesús atrape más corazones y el siguiente encuentro no seamos 800 locos, sino 1,600.

“Me toca a mí, de mí depende.”

Andrea Peraza
Andrea Peraza

Tengo 18 años y estudio en San Diego confiando siempre en su voluntad. Una consentida de Dios dejandose sorprender por los infinitos regalos de todos los días. Mi vida se rige por el siguiente lema, “El que no vive para servir, no sirve para vivir”. Mi motivo es que la gente lo conozca a traves de mis sonrisas, abrazos y pequeñas acciones que den testimonio de ÉL.

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.