Y en esta esquina…

Y en esta esquina…

Imagínense nuestra vida escenificada en un ring de pelea.

Durante nuestro caminar nos vamos enfrentando a diferentes situaciones. Unas buenas, otras felices o tristes, algunas un poco más difíciles, y otras que jamás pensamos nos pudieran suceder a nosotros.

A veces estamos preparados, entrenados para afrontarlas, y muchas otras veces, cuando menos lo pensamos, viene el golpe y ¡Boom! nos encontramos tambaleando, tratando de mantener el equilibrio para seguir de pie en el ring.

Y es que en este ring hay de todo. Aplausos, gritos, días buenos, días malos, ánimos, consejos, amigos, enemigos y un montón de cosas que ayudan o entorpecen la pelea.

Muchas veces nos toca ser espectadores. Gritamos, damos ánimos, aconsejamos, echamos porras y todo parece que va muy bien, pues parece fácil todo desde fuera del ring. ¿Pero qué pasa cuando anuncian nuestro nombre y viene nuestro turno de ser protagonistas en la pelea?

¿Qué paso? ¿Cuándo paso? ¿Cuantos rounds son? ¿Quién me va a ayudar? ¿Estoy listo? ¿Es de mi mismo peso?

Todo parece nublado, hay demasiado ruido y no alcanzamos a escuchar nada claramente, el mundo parece dar vueltas y cuando menos lo pensamos, estamos ahí parados en medio del ring para enfrentar la pelea.

Nadie está listo para aquellas luchas que llegan sin avisar, pero hay una ventaja que pocos conocen. Les tengo el secreto para salir vencedor de cada una de nuestras luchas: consíguete el mejor coach -CRISTO-.

Él ya peleó y salió victorioso de su lucha. Te conoce, sabe cuáles son tus talentos y las mejores estrategias que te harán todo un poco más fácil. Él sabe a quién poner a tu lado para sostenerte durante cada round y hará que nunca te falte el ánimo. Jamás he escuchado a alguien que teniéndolo al lado le haya fallado. Incluso en aquellas luchas que parecen perdidas, siempre saca algo bueno. De su mano la vida en el ring no falla, solo nos hace ser más fuertes.

Ahora que sabes el secreto, corre a buscarlo y pídele que siempre sea Él quien te lleve de la mano en tus luchas.

A nadie le vienen mal algunos consejos, por eso, aquí les dejo algunos que espero que les sean de gran ayuda.

Rutina de entrenamiento

Alimentación: La Eucaristía. Que no falte en tu dieta de todos los días.

Ejercicio Cardiovascular: la oración. Va a ir fortaleciendo tu corazón y te irá haciendo semejante a Cristo.

Ejercicio Aeróbico: Apostolado. Corre tras las necesidades de los demás, siempre hay alguien a quien puedes ayudar en el camino

Coaching emocional: Director espiritual. Te irá guiando para saber discernir qué luchas valen la pena pelear.

Fortalecimiento: El rosario. Pídele a María que te dé siempre la fortaleza para seguir luchando.

Ahora estás listo. Ponte tus guantes, escucha a tu coach y gana todas tus luchas.

 

Rebeca Llamas
Rebeca Llamas

Mexicana, trabajo en ASUA en la Universidad Anahuac, y vivo enamorada de Dios. Mi vida es un viaje y Dios lleva el volante, yo solo disfruto. Soy fan del tennis, de los atardeceres y del amor maternal de Maria. Los abrazos, las sonrisas, y los pequeños detalles, el mejor regalo. - "Que nadie venga a ti, sin irse mejor y más feliz" -MT

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.