La fe en un mundo de jóvenes

La fe en un mundo de jóvenes

Cuando el mundo nos parezca complicado, recordemos que hay que vivir por FE y no por VISTA.

Es difícil vivir por medio de la fe y la confianza en Dios porque el mundo nos invita a vivir a través de los sentidos, de lo mundano, a centrarnos en las necesidades materiales y las preocupaciones cotidianas.

Nosotros los jóvenes, necesitamos ser ese cambio en el mundo.

Es muy fácil dejarnos guiar por el entorno social en donde nos movemos, es muy fácil dejar de creer….

Se debe  tener en cuenta que la falta de fe comienza con una vida alejada de Dios y de los sacramentos. Cuando se pierde la amistad con Dios, es fácil caer  en una rutina de creer únicamente  por medio de los sentidos. La única manera de aumentar la fe, es viviendo los sacramentos y trabajando  en la vida espiritual.

Recordemos cuando éramos pequeños, lo fácil que era poner nuestra confianza en alguien.  Al hablar de la fe, se debe de usar como ejemplo. Inclusive en el “Padre nuestro” se pide: “Hágase TU voluntad.” Así que no se trata  de entender por medio de los sentidos lo que pasa en la vida, se trata de aceptar  con toda confianza que Dios tiene un plan perfecto para cada uno de sus hijos.

Estas cosas les he hablado para que en mí tengan paz. En el mundo tendrán aflicción; pero confíen, yo he vencido al mundo”- Juan 16:33

Hay muchas cosas que no se pueden comprender, y Dios no pide que se comprendan, Él sólo nos pide seguirlo a pesar de cualquier prueba o dificultad. El Cielo es para los que saben decir SÍ con  confianza, para los que creen por medio de la fe y no solamente por lo que ven.

Felicidad no es sinónimo de obtener lo deseado, sino de querer  lo que se tiene  y aprender a vivir con ello. Muchas veces uno se siente triste, desesperado y sin saber cuál será el siguiente paso. Los cambios no siempre son malos, la mayoría de las veces no se obtiene  exactamente lo que se quiere  realmente, pero no por eso se debe de sentir  miedo; por otro lado, se debe  de romper la barrera con todo aquello que limita y que no deja vivir la  fe al máximo.

Nosotros que hemos conocido la VERDAD y que podemos CREER, no podemos quedarnos con los brazos cruzados. Tenemos que ser el cambio que el mundo necesita. La mayor luz que podemos aportar a la fe de nuestros amigos y familiares es nuestra oración y el testimonio de nuestra propia vida.

El Papa cree en los jóvenes y nos invita a vivir nuestra vida siguiendo a Dios…

No tengan miedo de escuchar al Espíritu que les sugiere opciones audaces, no pierdan tiempo cuando la conciencia les pida arriesgar para seguir al Maestro– Papa Francisco

Así que los invito a vivir esta vida de acuerdo a lo que DIOS quiere para nosotros, a no alejarnos de la verdadera felicidad y a compartir con el mundo nuestro testimonio de fe.

 

 

 

Ana Lavalle Alonso
Ana Lavalle Alonso

Mujer mexicana, apasionada por la vida y fiel seguidora de Cristo

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.