El verdadero día del amor y la amistad

El verdadero día del amor y la amistad

Es mes del amor y la amistad y todo se pinta de rosa. El 14 de febrero te encuentras de todo: desde el que lleva una cajita de chocolates, hasta el que se luce con una serenata en su ventana, pero al final todos buscan la manera para demostrar cariño a sus parejas. Es un día donde todo se detiene y el centro se vuelven nuestras parejas, nuestros seres queridos. Recordamos la gran fuerza que tiene el amor para hacernos cometer locuras, y olvidamos por un rato las dificultades de nuestro día a día.

Mañana es 14 de febrero y quiero que hagas una lista de todo lo que harás para demostrarle cuanto la (lo) quieres ese día. Ahora haz otra lista, de lo que vas a hacer para demostrarles a tus papás cuanto los quieres. A tus amigos, a aquél que siempre estuvo ahí para ti, a ese sacerdote que decidió entregar su vida al servicio de Dios y de los demás. ¿Se parecen las listas? No nos dejemos llevar por el consumismo. Si vamos a entrar en el juego del día del amor y la amistad, que sea auténticamente, y demostremos amor sin fronteras.

Ahora, lo opuesto a amar es usar. Y es común que los novios usen a sus novias para obtener placer. Con el sexo, estás diciendo con tu cuerpo “Me entrego completamente a ti. No hay nada mío que no sea tuyo”. Es por eso que el sexo pertenece al matrimonio. Cuando no estás casado con ella es como decirle “Soy completamente tuyo (pero hasta que encuentre a la indicada)” o “Te doy mi cuerpo (pero no te entrego nada más de mí)”. Se demuestra más amor esperando a la persona con la pasarás el resto de tu vida. Y no importa tu pasado, siempre vas a ser digno(a) de ser esperado(a).

El amor no es para demostrarse algunos días del año, se demuestra a diario. Se demuestra sirviendo a los demás. Se demuestra esperando, viviendo una vida pura, preparándose para el día en que conozcas a la indicada. Se demuestra buscando el bien de los demás constantemente, antes que el de uno mismo. Se demuestra perdonando.

“Solamente aquel que es demasiado fuerte para perdonar una ofensa sabe amar.”

El amor de Cristo es infinito, pero al ser seres limitados no podemos comprender la magnitud de lo que es eso.

San Pablo dice: “Ahora vemos por medio de un espejo y oscuramente; pero un día veremos cara a cara.” (1 Corintios 13, 12).

Es por eso que vino al mundo a enseñarnos como amar. Sin esperar nada a cambio, se sacrificó por nosotros para salvarnos, cuando aún nos faltaban 2000 años para existir. Pero ya nos tenía en mente y nos amó desde entonces.

Implica valentía, ya que cuando amas sin pedir nada a cambio, muchas veces la gente se aprovechará, y te van a decepcionar. Seguro. Y es cuando más nos cuesta perdonar. ¿Qué sentirá Cristo, cada vez que le fallamos, después de haber hecho el sacrificio más grande que nadie más podrá hacer? Cristo es infinitamente misericordioso, y nosotros tenemos que perdonar como Él. Si tenemos amor en nuestro corazón, será más fácil.

“[El amor] Todo lo disculpa, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta.” (1 Corintios 13, 7).

Te invito a hacer de todos tus días, día del amor y de la amistad. Demuestra amor en las cosas pequeñas. Sé detallista. No esperes a que sea un día especial para dar cariño. Si la sabes valorar, todos los días que pasen juntos serán especiales. Agradece a esa persona que, sin darte cuenta, se sacrifica por que estés bien. A aquellos que dan su vida para dar amor a los demás. Perdona sin rencores y sólo entonces tendremos paz, alegría y esperanza en nuestros corazones, y entonces cada día que te levantes será un día del amor y de la amistad.

Rodrigo Reyes Aspe
Rodrigo Reyes Aspe

Tengo 20 años, estudio Dirección Financiera en la Ciudad de México y me apasiona la NFL. Soy fánatico de los karaokes y puedo volverme loco con Game of Thrones. Mi parte favorita de mi relación con Dios es cuando paso tiempo con Él en la Hora Santa y me deja ver lo Grande que És cuando actúa en mi Vida.

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.