EL STICKER QUE PUEDE CAMBIAR EL MUNDO

EL STICKER QUE PUEDE CAMBIAR EL MUNDO

Siempre que veía a un coche con la estampa misionera, me hacía querer tener aún más la mía en mi camioneta. Por lo que, terminando las siguientes misiones, compré una para mi hermana y para mí.
Al comprarla jamás imaginé lo que eso significaba. Al principio yo compré mi estampa para distinguirme en un mundo en donde cada vez hay menos jóvenes católicos, para que cada vez que me subiera a mi coche, me recordara la misión que tengo en la vida, y que con solo portarla en el coche, pudiera ser un testimonio de fidelidad y lealtad.
Tenía muy consciente de que debía hacer mi mejor esfuerzo para llevar a Cristo a todos los aspectos de mi vida, hasta lograr ser y actuar a imagen y semejanza suya. Ser la versión de persona que Él tenía pensado para mí cuando me creó.
Nunca imaginé la responsabilidad y lo que implicaba hacer esto. Al poner la estampa misionera en mi camioneta, significaba que lo invitaba a mi coche todos los días, el lugar en donde paso una gran parte de mi día, pero en donde no siempre es tan fácil cumplir la misión.
En las calles existen muchas personas groseras y peligrosas. Hay veces en donde tienes prisa, estás de mal humor, te multan y estás tentado a dar “mordidas” o simplemente cansado de estar en el coche, tanto tiempo en ese tráfico que tanto nos consume. Y la verdad, en estas situaciones, me es muy difícil proyectar mi mejor versión y la imagen que me gustaría proyectar a quienes me rodean.
Pero al mismo tiempo, todas las personas que vienen en los coches de mi alrededor saben que yo soy una seguidora de Cristo por la estampa que traigo. Y tal vez, esperen otro tipo de reacciones o gestos de amabilidad que probablemente no les esté ofreciendo.
En esta ciudad tan caótica, tan difícil, esas personas necesitan alguien que les demuestre un poco de amor, aunque sea una sonrisa de coche a coche, alguien que les ceda el paso, o que cuando cometieron un error, no sean juzgados por un coro de claxons o gritos de coche a coche.
El tener la estampa misionera en el coche es un compromiso de ser un fiel testimonio de Él, aun cuando tuviste un mal día y aún cuando estás en un ambiente o situación difícil.
Ahora, qué pasaría si te dijera que tienes que portar una estampa claramente visible todos los días, en donde no hay manera de deslindarte y desconocer (aunque sea solo por un ratito) tus principios y tu fe. Éste signo dejaría de manera clara y constante a todos los que te rodean y a ti mismo de que eres un fiel católico. En donde, por medio de Él, tienes que responder por aquello que te ha sido encausado, ser un servidor fiel de Cristo, que es coherente con aquello que dice, piensa y hace en absolutamente todos los aspectos de su vida, ¿pasarías la prueba? ¿Al menos de que hiciste tu mejor esfuerzo?
En realidad no tenemos un símbolo o práctica dentro de nuestra rutina o vestimenta que nos distinga como católicos: las mujeres no tenemos que usar burka y los hombres no tienen que usar un kipá para destacarnos del resto de las personas, ni tampoco tenemos rezos tres veces al día, en donde todo lo que hacemos se detiene por unos minutos para entrar en un momento de oración.
Al terminar esta reflexión en mi coche, me di cuenta que tengo mucho por trabajar. Que aún existen muchos momentos de mi vida en donde no invito a Dios a ser quien actúe en mí, momentos del día a día donde me olvido de Él. Comencé a trabajar en mi manera de actuar, que involucrara todos los aspectos de mi vida, no solo en los ambientes en donde es fácil ser “buena persona”, si no en ser un ejemplo y testimonio de amor y caridad en una sociedad cada vez más débil de principios, valores y fe. Así como me comprometo de llevarlo en el coche todos los días, me comprometo a subirlo como copiloto y fiel acompañante de vida para que sea Él quien me ayude a ser su fiel servidora aquí en la Tierra.
andrea naves
andrea naves

Soy Andrea Naves, chilanga de toda la vida, de 24 años apasionada en todo lo que hace y una integrante de la familia que tanto quiero: Search

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.