El regalo más grande

El regalo más grande

A todos nos han dado alguna vez un regalo que protegemos mas que otros, que le damos un valor especial. Seguramente hay varias razones que explican porqué lo cuidamos tanto: puede ser por la persona que nos obsequió el regalo, puede ser por lo mucho que significa para nosotros, o tal vez porque lo usamos muy a menudo y no queremos dañarlo. Sea lo que sea, siempre existirá un cariño especial por algunos regalos que nos han hecho. Pero, hay uno en especial que muchas veces olvidamos o no le damos la importancia que se merece. Sí, hay uno que nos regaló Jesús y que hace parte de los detalles más hermosos que tuvo Él con nosotros, Su madre.

Es en mayo cuando la recordamos con más fervor. Ahí, frente a la cruz, donde solo se encontraban Juan y María, decide darnos unos de los regalos más grandes. Es difícil entender entonces el papel de María en nuestra relación con Jesús, pero yo lo entiendo de la siguiente manera:

Cuando uno, en su pequeñez, le quiere dar un regalo al Rey, se lo podríamos llevar con malas vestiduras, unas manos sucias de pecado, en un bandeja rota. Pero ahí está María que tiene el poder de recibirlo con todo el amor del mundo y llevárselo a Él en bandeja de plata. Es el mismo regalo, pero lo dignificamos en la manera como se lo entregamos. El camino más seguro para adorar a Jesús es a través de María. “María, cuya dulzura es igual a su poder, y cuyo poder no conoce límites, es nuestra Madre”(Padre Jerónimo Usera).

Pero hay otra buena noticia. No solo le bastó con dejarnos a su Madre, sino que nos deja a otra que nos acompañará directamente en el día a día. Qué difícil es explicar el amor de una madre, porque no tiene comparación. Es esa persona que daría todo por nuestra felicidad, que así como María, llegaría hasta el último momento en la cruz para acompañarnos y nunca dejarnos solos. Es la que está dispuesta a escuchar hasta nuestras más tontas historias, la que siempre está delante preparada para el momento en que vayamos a caer y así recibirnos y además, levantarnos. Nos llevó por nueve meses en el vientre materno con toda la humildad posible y nos conoce de pies a cabeza. Ellas son las primeras que deben sonreír y estar felices con pequeños actos nuestros, ellas son las primeras que merecen nuestros mayores esfuerzos por hacerlas sentir las mujeres más importantes de todas.

Así como cada uno siente orgullo de su madre, qué gran orgullo también debemos sentir por tener a María. Qué afortunados somos de tenerlas a ellas que siempre están rezando por nosotros. Qué afortunados somos cada uno de nosotros por tener a las mejores madres de todas. Son ellas los pilares de nuestras vidas, las responsables de muchas cosas buenas de las que nos ocurren. Todo a Jesús por María, todo a María para Jesús.

En mayo, mes de la Virgen – La Virgen de Guadalupe, la Virgen del Pilar, la Virgen del Carmen, la Virgen de Fátima- , es decir, de María, deberíamos demostrarle aún más nuestro amor a través de nuestra madre trabajadora, madre de familia, madre amiga, nuestra única mamá.

No debemos dejar de demostrar nuestro amor a las madres, aprovechemos este mes, y en especial este domingo, para decirles cuánto les amamos. Y así, de esta manera vivir la experiencia del amor de Jesucristo con el modelo de María que ama sin fronteras. Pero sobre todo para dar gracias por toda esa dedicación y entrega desde el día que nacimos. Cuidemos y amemos ese gran regalo, el más valioso, el más importante de todos… Nuestras Madres.

Avatar
Juan Salamanca

Totalmente agradecido con Dios por los regalos que me ha dado en mis 23 años de vida. Soy el cuarto de cinco hijos de una familia hermosa. Pero tengo otra familia increíble que me ayuda a cumplir mis sueños de la mano de Dios: el Regnum Christi. Soy un estudiante apasionado de Arquitectura y Diseño; tengo un interés particular por la fotografía, y así, por medio de ésta, mostrar lo hermoso que es mi país, Colombia. Sueño con poder retratar la felicidad que existe en todas las partes del mundo, recorriendo todos los rincones posibles que hacen parte de él. Me encanta alegrar los días con buena música, ir a la playa - que es mi lugar favorito - y dedicarle tiempo al dibujo, especialmente si es al aire libre y con buena compañía.

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.