El éxito de una relación

El éxito de una relación

Para que una relación en pareja realmente funcione, se necesitan 3 puntos principales: Buscar una persona feliz, aprender a perdonar y buscar siempre a Dios juntos.

El primer punto, se trata de buscar personas felices. Una relación está formada por dos individuos que son imperfectos. El gran error de muchos es buscar al “hombre perfecto” o a la “mujer perfecta”, cuando lo que tenemos que hacer es buscar a una persona FELIZ.

Al hablar de felicidad, me refiero a una persona completa. El problema de muchas relaciones es que empiezan cuando alguno de los dos está en un momento donde tiene vacíos en diferentes aspectos de su vida.

Nosotros tenemos que buscar una persona que sea completa en todas las áreas de su vida, es decir, que acepte sus condiciones: su cuerpo, su familia, su carrera o su trabajo, sus amistades, su vida espiritual, etc. El problema es que muchas veces comenzamos relaciones queriendo poner nuestro 100% y la otra persona sólo puede darnos un poquito, porque no es una persona completa. Si una persona no es feliz en algún aspecto de su vida y no cambia, se vuelve una persona tóxica. La mayoría de las personas con problemas que no han superado, lo reflejan en su vida de pareja.

Al igual que buscamos personas felices, tenemos nosotros que estar bien y completos en nuestra vida. No podemos exigir lo que no damos. Un error común es buscar a alguien para ser feliz, cuando la felicidad debe venir primero y posteriormente ser compartida con un novio o novia.

Tenemos que buscar estar en equilibrio con todos los aspectos: familiar, de amistades, vida espiritual, con nuestro cuerpo, con nuestro trabajo o carrera, etc. Haz un balance de tu vida y evalúa las áreas que tengas por mejorar. PRIMERO DEBES SER UNA PERSONA COMPLETA Y FELIZ para poder hacer feliz a tu pareja. Hay una metáfora que sirve para explicar perfecto este punto: las personas están acostumbradas a buscar “medias naranjas”…cuando necesitamos ser “naranjas COMPLETAS” y buscar “naranjas COMPLETAS”. Eso no significa que no habrá problemas, significa que la persona con la que estés debe de saber cómo afrontar esos problemas sin dañarse y sin dañar la relación.

El segundo punto es aprender a perdonar. Perdonar de verdad significa olvidar. Muchas veces nuestra pareja puede cometer un error, pues no es una persona perfecta, pero el problema es cuando no sabemos perdonar de verdad.

“Tenemos quejas los unos de los otros, nos decepcionamos los unos de los otros. Por lo tanto no existen relaciones saludables sin el ejercicio del perdón”- Papa Francisco

Que sabio es el Papa al decirnos estas palabras. No somos personas perfectas ni debemos de buscar personas perfectas, lo que debemos buscar son personas que luchen día a día por ser mejores, personas que busquen ser completamente felices y que compartan con el mundo esa felicidad.

El último punto tiene relación directamente proporcional al éxito de un noviazgo. Mientras MÁS busquen a Dios, más herramientas tendrán que los llevarán hacia una vida más feliz juntos. Este punto es el más importante, porque sin Dios no somos nada y sin Dios en una relación las cosas solo se complican y los problemas se agravan. A veces uno tiene que llevar de la mano al otro y no siempre es fácil vivir un noviazgo de acuerdo al plan de Dios.

Lo que he aprendido con mi relación es que el acercarnos juntos a los sacramentos, tener un apostolado, hacer felices a los demás, solo nos ha unido aún más. He descubierto muchas bondades en mi novio, hemos sabido reaccionar en medio de dificultades, hemos aprendido más uno del otro, pero sobretodo me ha hecho crecer como persona.

“Para que una relación sea FUERTE, el amor por Dios debe ser la pasión común de AMBOS”

Finalmente, una relación es un aprendizaje donde tenemos que admirar a nuestro novio/novia. El éxito de un futuro matrimonio se construye desde ahora, dentro de un noviazgo. Una relación que tiene a Dios con ellos, se vuelve más fuerte con el tiempo. Les ayudará a aprender, pero sobre todo a crecer como personas y como parejas.

Ana Lavalle Alonso
Ana Lavalle Alonso

Mujer mexicana, apasionada por la vida y fiel seguidora de Cristo

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.