El boxeador sin guantes

El boxeador sin guantes

Sinceramente, ¿qué harías si te dijera que al final lo que piensas que lo vale todo en verdad no vale nada y, por el contrario, lo que para ti no significa nada, lo vale todo?

 

Probablemente tu primera reacción sería preguntarte qué es eso que estás haciendo que supuestamente no vale nada y pasarías horas dándole vueltas al asunto. Pero como sé y soy consciente de que el tiempo, no es oro, pero sí es muy valioso te ahorraré esos minutos de introspección y te acompañaré compartiéndote una que he hecho a lo largo de mi vida. Esta reflexión me gustaría llamarla “el boxeador sin guantes”.

 

¿Qué es un boxeador sin guantes? Muchos dirán que lo que hace a un boxeador no son sus guantes, sino su fuerza muscular y habilidad para dar y esquivar golpes. Otros podrán argumentar que un boxeador sin guantes no es un boxeador. Pero, ¿no es el conjunto de la persona con el objeto lo que en realidad le da su título? Las personas necesitamos de algo más allá de nuestro ser que nos dé un sentido de pertenencia, de identidad. Dicho esto, ¿no es Dios lo que le da sentido y razón a la existencia del ser humano?

 

Dios es como los guantes del boxeador, sin Él claro que podrías ser una persona exitosa, con mucho dinero y con grandes logros personales y profesionales. Pero, con Él, serías todo y más. Con Dios en tu vida no sólo serías una persona exitosa, sino que además formarías parte de un plan que va mucho más allá de lo físico y de lo material, serías una pieza fundamental del mejor plan de vida que cualquier empresa te pudiera ofrecer. 

 

Pero eso sí, como dicen en las películas de superhéroes, “un gran poder contiene una gran responsabilidad”. Quien lleva a Dios en el corazón tiene la responsabilidad de ser feliz y compartir esa felicidad. 

Esto no significa que por llevar a Dios en tu corazón la vida va a dejar de ser difícil y los momentos complicados desaparecerán. No, pero llevar a Dios en tu corazón será saber que sea cual sea la tormenta que tengas en frente, a su lado, pasará. Y pasará porque Él nos ama tanto que sería incapaz de dejarnos solos. Dios no pierde batallas y menos te dejará perder a ti la tuya, porque Él, el más grande boxeador de todos los tiempos, va a tu lado. 

 

Dios se hizo transformó en un pedazo de pan que para muchos podría significar nada y lo hizo por nosotros, por nuestra salvación. Lo hizo porque ha sido la primera persona que te amó sin conocerte, sabiendo que te caerías y también sabiendo que en ocasiones incluso lo insultarías. Él no llego a demostrarte que es más el que más dinero tiene ni el que más éxitos profesionales logra en su vida. Ojo, no estoy diciendo que tener dinero o ser exitoso profesionalmente sea malo, al contrario, pero sí si tus guantes están hechos de eso.

 

A Dios le importa cuántas veces te has caído, porque siempre ha estado a tu lado y aunque no lo sepas ha sido Él quien te ha levantado. Tampoco te va a juzgar por todas esas veces que le has fallado, porque Él ha sido quien te ha perdonado. Jesús llegó de la manera más humilde posible a este mundo para demostrarte que a Él no le importa qué has logrado ni con quién te juntas, sólo le importa y espera una sencilla cosa. Y es que Él se hizo nada esperando ser tu todo. 

 

Por último, me gustaría volverte a preguntar, ¿qué harías si te dijera que al final lo que piensas que lo vale todo en verdad no vale nada y, por el contrario, lo que para ti no significa nada, lo vale todo?

 

 

 

Santiago Torres Kuri
Santiago Torres

Mi nombre es Santiago Torres Kuri. Soy chilango de nacimiento pero queretano de corazón. Llevo 3 años siendo parte de este grupo de locos apasionados por la vida que conocemos como familia Search. Estoy para servirles.

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.