¡Dios es una cajita de sorpresas!

¡Dios es una cajita de sorpresas!

“Porque donde esté tu tesoro, allí estará también tu corazón”. Mateo 6:21

 

 

Recuerdo cuando era pequeña y llegaba el momento de abrir los regalos en navidad. Esa curiosidad que sientes de niño con la que empiezas a tocar sin abrir el regalo e intentas hacerlo sonar para ver si logras descubrir lo que hay dentro. Te da una emoción de intriga y expectativa tan grande que no quieres esperar más para abrirlo. De repente, llega el momento en el que lo ves y te da una sensación de felicidad, porque descubres que es algo que has estado esperando desde hace mucho tiempo, sientes una gratitud hacia tus padres por haberte dado esa sorpresa y te das cuenta de lo mucho que te aman y quieren hacerte feliz.

 

 

Así es Dios. Es una cajita de sorpresas, que en el momento en el que lo descubres y ves lo grande y hermoso que es, te da una felicidad infinita que te llena el alma y el corazón, te das cuenta de que siempre te ha estado esperando. No quieres separarte de Él nunca y te gustaría compartir ese regalo con todas las personas a tu alrededor para que descubran la verdadera felicidad.

 

 

Pero Dios no solo es una cajita de sorpresas, sino que también tiene una infinidad de sorpresas y regalos para ti, con los que cada día busca enamorarte y hacerte feliz. Él siempre se hace presente a cada instante para darte un regalo y demostrarte lo mucho que te ama, con todo lo que vives día a día: en el trabajo, el colegio, la universidad, con tus amigas, tu familia, tu novio, etc, porque como alguien me dijo una vez:

“Dios está obsesionado con tu infinita felicidad”.

 

 

Lo más bonito de todo es que Él te habla mediante cada detalle que hay a tu alrededor como el sonido de los pájaros al levantarte, el amanecer, la lluvia, el atardecer, un abrazo de tu mejor amiga, un beso de tu novio, un te quiero de tus padres.

 

 

Muchas veces nos dejamos llevar por el mundo y creemos que podemos manejar todo a nuestro antojo, que todos nuestros planes y sueños tienen que darse en un momento inmediato y especifico. De lo que no nos damos cuenta, es que no tenemos el control del tiempo, y es Dios quien nos sorprende en cada minuto con los planes que tiene para nosotros, porque es Él quien conoce nuestros deseos más profundos y nuestro corazón, y sabe cómo sorprendernos en el momento preciso. Lo único que tienes que hacer para dejarte sorprender por Él es confiar y entregarle todo tu corazón, todos tus planes y todos sus sueños.

 

“Ama al Señor con ternura y Él cumplirá tus deseos más profundos”- Salmo 37:4

 

En ocasiones nos cuesta mirar a través de los ojos de Dios y silenciar nuestros corazones para saber qué es lo que busca con cada experiencia y situación que vivimos para darnos una sonrisa y hacernos felices.

 

“El Amor de Dios es como el mar. Puedes ver donde comienza pero no donde termina”.

 

Piensa en tu vida como una película en la que has tenido que vivir situaciones difíciles y retos que afrontar, en los que has querido tirar la toalla pero no lo has hecho. Es Dios quien a través de esos momentos difíciles está buscando transformar tu corazón y hacerte fuerte. Es en esos momentos cuando nos cuesta ver a Dios y pensamos que podemos levantarnos solos, pero Él sigue ahí porque siempre lo ha estado y nunca se ha ido de tu lado, quiere tomarte de la mano y mirarte a los ojos para decirte cuánto te ama.

 

 

Debemos descubrir la grandeza del amor que Dios nos tiene pues es nuestro Padre y Mejor Amigo y quiere que nos dejemos consolar y consentir por Él.

 

“Guíame, pues eres mi roca y mi fortaleza, dirígeme por amor a tu nombre”- Salmo 31:3.   

 

Dejemos de pensar por qué y aprendamos a mirar cada situación con los ojos de Dios, preguntándonos para qué. Él solo nos tiene regalos maravillosos, algunos vienen con un papel de regalo gigante, esperando ser abiertos y darnos una sonrisa inmediata. Pero no siempre los regalos de Dios vienen envueltos en papel de regalo, algunas veces nos cuesta identificar a simple vista lo grandes que son y la felicidad que nos darán al descubrirlos.

 

 

Quiero invitarte a que hoy cierres tus ojos al dormirte y pienses en los regalos tan grandes que Dios te dio en tu día, y aunque no logres entender algunos de ellos en su momento, al final vas a poder descubrir su verdadera belleza, teniendo presente que Dios está obsesionado con tu felicidad.

 

“Por eso les digo: Crean que ya han recibido todo lo que estén pidiendo en oración y lo obtendrán”- Marcos 11:24

Sara Quintero
Sara Quintero

Enamorada infinitamente de Dios al descubrir que es una cajita de sorpresas. Fiel seguidora de la Virgen María. Estudiante de Negocios Internacionales. Me encanta ir a cine, leer y salir a comer. Mi deseo más grande es enamorarme de Dios cada día más y que otros logren descubrir ese amor eterno.

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.