Decidí ponerme el cinturon de seguridad, ¿y tú?

Decidí ponerme el cinturon de seguridad, ¿y tú?

Acuérdate de tu Creador en los días de tu juventud, antes que vengan los días malos, y lleguen los años de los cuales digas: No tengo en ellos contentamiento. Eclesiastés 12:1

Creo que el haber ido a Search fue una decisión de la cual no me voy a arrepentir nunca. Fue un paso enorme donde, a pesar de nuestra corta edad, decidimos decirle SÍ a Cristo. Hay momentos y decisiones en la vida, que te marcan y te transforman, y al día de hoy, estoy completamente segura que ese fin de semana fue uno de ellos. Un fin de semana en el cual me desentendí de todo mi alrededor, y de todas las cotidianidades mi vida, lo cual es increíble ya que hoy en día son contadas las veces que podemos lograr esto.

3 Llámame y te responderé, te comunicaré cosas grandes y ocultas, que tú desconoces. Jeremías 33:3

Siempre he visto la vida como una montaña rusa, una montaña rusa gigante. Imagínate la más enorme del mundo, donde hay muchísimos giros, y no solo giros normales, sino también giros de cabeza, subidas y bajadas enormes, pero a la vez también hay muchas planicies y rectas. Lo que más me había dado miedo siempre, es el hecho de que nunca sabes lo que va a pasar luego, ya que vas con los ojos cerrados.

En la montaña rusa vamos con toda nuestra familia y amigos a nuestro lado, lo cual nos da muchísima seguridad y tranquilidad; pero aun así queda una pequeña sensación de temor que nos atormenta. Hay momentos en los que aún así nos sentimos solos, sentimos que tenemos grandes vacíos en nuestra vida, momentos donde nos sentimos desprotegidos y perdidos. Es aquí cuando nos preguntamos, ¿por qué? Si tenemos muchas veces todo lo que queremos, tenemos una familia que nos lo da todo, y amigos incondicionales, ¿Por qué nos sentimos así?

Luego de esta experiencia tan increíble que viví en Search, encontré la respuesta a esa pregunta que constantemente tenia en mi cabeza. Encontré algo en esta montaña rusa de la vida, algo que siempre había estado presente, algo sumamente importante: el cinturón de seguridad. ¿Qué haríamos en una montaña rusa como ésta, sin un cinturón de seguridad, un cinturón que nos esté protegiendo las 24 horas del día todos los días de nuestra vida?

Sabemos que aunque hayan miles de obstáculos en el camino, miles de giros de cabeza, y bajadas peligrosas, ese cinturón de seguridad nos va a proteger sobre todas las cosas y nunca nos va a fallar. Siempre está ahí, porque es la presencia de Dios en nuestra vida, pero solo nosotros podemos decidir si nos lo ponemos o no. En otras palabras, Dios siempre ha estado y estará a nuestro lado, protegiéndonos, amándonos, y guiándonos, pero solo nosotros podemos tomar la decisión de abrirle nuestro corazón y dejarlo entrar para siempre, para vivir junto a Él y para Él.

Después de aceptar abrirle las puertas de nuestro corazón al Señor, debemos de establecer nuestras metas en este camino tan maravilloso de la mano de Él. No seamos de las personas que dejan que la vida se les pase en un abrir y cerrar de ojos, viviendo cada día de una manera simple, sin metas ni sueños. Algún día llegarán a ser viejos, y pensarán: “Se me pasó la vida, ya pasó…” Pienso que hoy en día casi nadie se pone a pensar: ¿A qué vinimos a este mundo? ¿Cuál es mi meta el día de hoy? Creo que después de Search aprendí a hacerme esta pregunta cada mañana al levantarme, y saber que Dios me estaba bendiciendo dándome la oportunidad de vivir un día más, por lo que no podía levantarme sin un nuevo propósito cada día.

Search también me ayudó a darme cuenta qué es lo que realmente nos da la verdadera felicidad. Qué es lo que nos llena y satisface completamente. Vivimos en una sociedad que día a día trata de llenarnos y satisfacernos de las cosas materiales y superficiales, y vivimos pensando que estas cosas son las que definen nuestra vida, y realmente no lo son. ¿Qué cosa en este mundo puede tener mayor valor que vivir con el corazón lleno del amor de Cristo, al lado de personas que lo aman de la misma manera? Cuando te das cuenta que estás dispuesto a dar y servir a todas aquellas personas que más te necesitan, es algo hermoso.

¿Pero, qué es eso tan poderoso e increíble que puede lograr que abramos los ojos y veamos nuestra vida de esta manera? La respuesta es muy simple. Vivir con el amor de Dios en nuestro corazón. El haber experimentado el amor tan inmenso que Dios tiene para cada uno de nosotros, simplemente fue lo que le dio un giro completo a mi vida. No hay nada más hermoso que sentirse lleno del amor de Dios.

Las cosas que hemos pasado a lo largo de nuestra vida, buenas y malas, simplemente han pasado porque Dios así lo ha querido. Lo más importante en este momento es poder ir descubriendo las metas y sueños de nuestra vida, para así poder vivir felices y saber que haremos las cosas que nos van a llevar a cumplir nuestro propósito en este mundo, a pesar de los obstáculos y piedras que se nos presenten en el camino. Todos tenemos que tener una razón de vivir, no podemos levantarnos y simplemente ver qué pasará durante ese día.

“No te preocupes por el mañana, el mañana se preocupará por sí mismo. Cada día hay suficiente para preocuparse” (Mt. 6,33-34).

Claro que hay que fijarnos metas todos los días, pero hay algo que debemos de tener muy claro: la voluntad de Dios está muy por encima de la nuestra, y además de aceptarla, se debe amar. ¿De qué manera enfrento yo cualquier cosa que pueda pasar en mi vida? ¿Cuántas veces por querer hacer lo que nosotros queremos, no aceptamos lo que Dios quiere para nuestra vida? Si nosotros ponemos verdaderamente a Dios como centro de nuestra vida nos iremos dando cuenta del plan de vida tan maravilloso que nuestro Padre tiene para cada uno de nosotros.

Nicole Jensen
Nicole Jensen

Mi nombre es Nicole Jensen, tengo 19 años y estudio Odontología en la Universidad de Costa Rica. Me encanta pasar el tiempo con mi familia y amigos, son la bendición mas grande que Dios me ha dado. Estoy convencida que el amor de Dios es la gracia más grande e increíble que uno puede experimentar; El hecho de poder transmitir un poco de este amor tan grande que llena mi corazón, a las personas que me rodean, me hace infinitamente feliz.

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.