Cambiando al mundo

Cambiando al mundo

Cambiando al mundo, no porque yo pueda, sino porque Dios es todo poderoso.

La frase más loca que he escuchado en los últimos meses, después de vivir uno de los mejores fines de semana de mi vida, se volvió mucho más que una simple frase. La escuché de la persona que me invitó a cambiar mi vida y me unió a la revolución que busca cambiar el mundo, una revolución que va más allá de un ejército de personas que quiere hacer las cosas bien, va mucho más allá de lo que yo puedo hacer, pero todo empezó con un SÍ.

La frase más simple, pero compleja, que escuché el fin de semana; “Cambiando al mundo”.

Ésta se volvió más que una idea, ilusión, un compromiso con Dios, con mi familia, con mis amigos, con TODO mi país, con la gente en general.

Porque todo esto empezó con la idea loca de creer que las cosas sí pueden ser diferentes. Las cosas sí pueden mejorar, y NO por lo que yo haga, sino por lo que yo dejo que DIOS haga A TRAVÉS de mi persona.

Cuando entendí eso, todo cambió. Mi misma perspectiva del tiempo, del trabajo, de mi vida, cambió por completo. Entendí que no es MI tiempo, que es el de Dios, y que yo no tengo tiempo para nada, porque decidí decirle que SÍ a lo que Dios me pida en el tiempo que me da. Y yo estoy convencido que cada día que Dios nos da de vida, nos regala 24 horas para que nosotros cambiemos el mundo!!!!

¿Qué es cambiar el mundo?

Lo responderé con una frase que escuché de un gran hombre. Y aunque tardes en entender lo que quiero decir, detente, piensa y reflexiona.

“La fuente de la vida de gracia es tu relación con Dios, lo demás es consecuencia”.

¡Que difícil! ¡No entiendo la frase! ¿Qué quisiste decir?

Cuando vivo en vida de gracia, busco vivir para darle gloria a Dios. Y solo así podemos cambiar el mundo. Solo así podré sacar la mejor versión de nosotros mismos. Solo así nos levantaremos todos los días buscando que en cada uno de nosotros alguien vea a Cristo.

Hoy defino la frase cambiar al mundo como “Vivir para darle GLORIA A DIOS.”

Mucha gente creerá que cambiar el mundo es imposible, pero les cito a un escritor que me hizo ver que, inclusive humanamente, esta frase tiene mucho más lógica de la que creía.

“Tienes un cerebro como Einstein, tienes un corazón como Jesucristo, tienes dos manos como la Madre Teresa, tienes una voluntad como Moisés, un alma como Gandhi y un espíritu como Buda.”

-Facundo Cabral.

Ahora te invito a que te preguntes:

¿Qué más necesitas?

Halim Simón
Halim Simón

Joven mexicano, católico, loco, emprendiendo el sueño sueño de cambiar el mundo.

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.