10 consejos para la sequía espiritual

10 consejos para la sequía espiritual

Hace poco leí por aquí un artículo buenísimo llamado “Madurando en La Fe”, que habla acerca de cómo a veces nos sentimos solos en nuestro camino hacia Dios, llegando a pensar incluso que Él dejó de hacernos caso, o que ya no está ahí tan latente como lo estaba en los primeros días.

Recordé algunos consejos que me han dado personas muy cercanas cuando me he sentido así, y quería compartirlos con ustedes:

1. RESPIRA: Lo que te está pasando es totalmente normal, le ha pasado a grandes santos, y le pasa también a la gente que te rodea. Es un síntoma de que estás madurando en tu fe (¡¡Felicitaciones!!) y es una forma que tiene Jesús, en su infinita sabiduría, de acercarte mucho más a Él. Es importante que no te desesperes, y que te tomes este tiempo para reflexionar y seguir creciendo en tu amistad con Dios. Recuerda que la paz es requisito indispensable para el amor.

2. ESCUCHA: Dios te sigue hablando, sólo que de formas un poco distintas a las que te habías acostumbrado empezando tu amistad con Él ¡Te toca aprender a escucharlo! Una excelente forma de hacerlo es a través de Su Palabra en la Biblia. Te recomiendo leer a diario el evangelio del día y busca entender qué te quiere decir Dios en cada momento. Después de leer hazte preguntas como: ¿Qué me quieres decir con esto? ¿Como hubiera actuado yo aquí? ¿Con cuál personaje me siento más identificado? ¿Qué quería Jesús transmitir, y qué me quiere transmitir a mi? ¿Yo vivo según estas palabras? ¿Esto me dice algo para mi situación actual? ¿A qué me invita Dios hoy, y cómo puedo aplicar sus enseñanzas?

3. HABLA: Cuéntale a tu director espiritual lo que sientes, cómo te afecta y cuáles son los motivos que crees que te llevaron a este estado de ánimo en tu relación con Cristo. ¡Ellos te conocen y tienen años estudiando esto… Van a saber ayudarte muchísimo! Seguramente te tomarán de la mano y te van a seguir guiando en tu camino hacia Dios, aún cuando se sienta más difícil continuar.

4. PERSEVERA: Continúa con las prácticas espirituales y de comportamiento que tenías antes de esta situación. Tu constancia y determinación le mostrarán a Dios que tu amistad con Él va en serio, y el esfuerzo seguramente dará resultados. Siempre que vayas a hacerlas pon todos los medios necesarios para poder concentrarte, ya que probablemente requerirán más esfuerzo que antes.

5. CONFIESA: El primer paso para recuperar una relación cercana a Cristo es estar en estado de gracia. Ve a confesión cuantas veces sea necesario, y mantén tu alma al día con los requisitos de la amistad que Dios quiere para ti. Recuerda: santo es aquél que se ha parado después de todas y cada una de sus caídas.

6. SIRVE: La mejor forma de ver a Dios es poniéndole su cara a los demás. Ten constancia en tus apostolados y busca hacer obras de misericordia, corporales o espirituales, con frecuencia. Cuando las hagas ten muy presentes las palabras de Jesús: “Todo lo que hiciste por el más pequeño de mis hermanos, por mi lo hiciste.” Mt 25, 40.

7. RECUERDA: Piensa en los mejores momentos que has tenido de la mano de Jesús, recuerda como te sentías frente a Él, cómo era tu oración, las promesas que le hacías y las ganas que tenías de quedarte con Él para siempre. Lee los textos que hayas escrito en esa época, mira las fotos que te hayas tomado con tus amigos haciendo apostolado, y haz oración tratando de imitar la oración de aquellos momentos. Una vez que recuerdes la belleza de esa cercanía con Cristo, te será más fácil perseverar esperando que vuelvan: ¡Siempre vuelven!

8. PIDE: En tu oración diaria pídele a Dios que te permita sentirlo, escucharlo, y amarlo cada día más y mejor. Él, como el mejor de los padres, sabrá entregarte su amor de la mejor forma posible para ti, tu alma y tu camino de santidad. Haz que tu constancia lo sorprenda, y pon todos los medios necesarios para que tu oración vaya acompañada de tu acción.

9. ESPERA: Dicen que aquel que tiene paciencia puede tener lo que quiera. Se paciente con Dios y contigo mismo, pon en sus manos los tiempos correctos para que llegues a sentirlo otra vez, y haz que tu espera sea fecunda: Recuerda que los frutos que se recogen en primavera son las semillas que se sembraron en la sequía.

10. MARÍA: Las mamás siempre están presentes para cada uno de sus hijos. Pídele a tu Madre del Cielo, la Santísima Virgen María, que te consienta y arrulle en estos momentos de soledad espiritual. Búscala en todas tus oraciones, visítala en algún santuario Mariano cerca de tu casa y entrégale a diario las dificultades espirituales por las que estás pasando ¡Seguro que te va a acompañar!

“Dios no ha de forzar nuestra voluntad; toma lo que le damos; más no se da a sí del todo
hasta que nos damos a Él del todo.”

(Santa Teresa de Jesús)

Toña Marturet
Toña Marturet

La canción “Maria Antonia tú estás loca” no me la escribieron a mí, pero dice bastante de mí. Estudio Ingeniería de Producción en la USB, trabajo, cosecho una relación personal con Dios, y trato de ayudar a quienes me rodean. Me encanta irme de misiones, leer, ver series de TV, dormir, salir a comer, y subir montañas . Escribiendo para esta página encontré mi musa. Mi misión es llegar al cielo con la mayor cantidad de personas posible a mi lado. "Ama y haz lo que quieras" - San Agustín

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.