Recarga tu vida

Recarga tu vida

Hace un par de meses, en una plática les comentaba a unos amigos sobre la metáfora de los celulares….

Piensa en un NOKIA, si alguna vez tuviste alguno recordarás lo mucho que les duraba la batería y lo extrañarás. Ahora piensa en tu celular actual, ¿Cuántas aplicaciones tiene? ¿Cuánta memoria? ¿Cuántas veces al día lo revisas?

 

Los celulares actuales son modernos, nos facilitan mucho la vida pero al mismo tiempo están llenos de distracciones y se les acaba la batería enseguida. Estos celulares son como las generaciones actuales, todo lo queremos simple y sencillo. Mientras más aplicaciones hayan que nos faciliten la vida mejor. El problema con estos celulares modernos es que hay que cargarlos TODOS los días.

 

Nosotros con tantas actividades en el mundo, tantas distracciones y tentaciones, necesitamos cargarnos TODOS LOS DÍAS.

 

El día a día muchas veces nos agota, todo lo que vivimos a veces nos hace que vayamos perdiendo fuerzas y que sintamos la necesidad de RECARGARNOS. La lucha diaria para una vida siguiendo a Cristo no es de nosotros solos, tenemos que aprender a recargar nuestra vida y dejar que Él sea quien renueve  nuestra vida cuando estemos cansados.

Dios es cercano, siempre está presente. Sin embargo muchas veces la lejanía, nos hace imposible verlo. Una forma de recargarnos es por medio de la relación cercana con Dios. Tal y como está escrito en la biblia: “Acérquense a Dios y él se acercará”- Santiago 4:8

 

Esto sólo lo logramos por medio de los sacramentos, confesándonos y reconociendo nuestros errores y fallas. Por medio de la comunión, manteniéndonos cerca de Él. Por medio de la oración y aprendiendo a platicar con él.

“Denles a otros lo necesario, y Dios les dará a ustedes lo que necesiten. En verdad, Dios les dará la misma medida que ustedes den a los demás. Si dan trigo, recibirán una bolsa llena de trigo, bien apretada y repleta, sin que tengan que ir a buscarla”- Lucas 6:38

Otra forma de recuperar nuestra fuerza espiritual y reforzarla es por medio del servicio a los demás. Muchas veces la flojera nos hace imposible cumplir con la actitud de servicio. Todos los días tenemos la oportunidad de hacer una acción buena y de caridad, puede ser desde algo muy simple hasta un apostolado masivo. La felicidad que obtenemos al final por DAR es mucho mayor que la que tenemos al recibir. Muchas veces al darnos a los demás, terminamos hasta más llenos de felicidad que como estábamos.

“Pon en manos del Señor todas tus obras, y tus proyectos se cumplirán”Proverbios 16:3

Finalmente, la mejor forma de llenarnos de pila es por medio de la CONFIANZA en Dios. Yo sé que suena muy fácil y el reto es lograr dejar todo en manos de Él y nunca dudar. Esta confianza se va trabajando poco a poco por medio de una relación personal con Dios. Al final nos sentimos tan protegidos y bendecidos que no tenemos tiempo para estar cansados por las dificultades.

Al igual que cargamos nuestro celular todos los días, debemos de cargar nuestra vida espiritual todos los días, no sólo en misa los domingos o de vez en cuando. Necesitamos recargarnos a diario y mantenernos así para no perder nuestra fuerza espiritual.

Ana Lavalle Alonso
Ana Lavalle Alonso

Mujer mexicana, apasionada por la vida y fiel seguidora de Cristo

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.