No tengas miedo

No tengas miedo

Algo que creo que caracteriza a todos los humanos es que por lo menos en algún momento de nuestra vida hemos sentido miedo; ya sea al ver una película, caminar por un lugar desconocido, por no estar preparado para un reto o examen, por no querer perder a alguien cercano, entre otras cosas, pero ¿Qué es el miedo? Podemos encontrar muchas definiciones sobre el miedo, pero en sí todas se refieren a una sensación de alerta y angustia por la presencia de un peligro o mal, sea real o imaginario.

 

No se ustedes, pero al momento de sentir miedo mi cuerpo genera una respuesta automática que es el comenzar a rezar, suena raro pero en mi miedo ahí esta Dios. Esto es así porque cada uno responde de diferente manera ante el miedo, en algunos casos el miedo me impulsa a superarme, a ser mejor de esa barrera que existe, sin embargo, hay casos en los que me siento débil e impotente. En estos es cuando busco un apoyo, y que mejor que ese alguien que siempre ha estado ahí para mí y lo estará… Dios.

 

“No temas, porque yo estoy contigo; no te angusties, porque yo soy tu Dios. Yo te fortalezco y te protejo; yo te sostengo con mi mano victoriosa.”  –Is 41:10

 

Hace unos días me tocó vivir una experiencia muy fuerte que me causo mucho miedo, así que sin darme cuenta unos minutos después estaba sentado frente al santísimo, llegue y agarre un libro y la primera página que se muestra ante mis ojos era una que decía “15 minutos con Jesús sacramentado”, en ese momento de rodillas comencé a leer y esos 15 minutos se convirtieron en una hora. Ha sido de las conversaciones más fuertes y honestas que he tenido cara a cara con Dios, lagrimas caían por mis mejillas y la conversación seguía, no podía dejar de pedirle su mano para que me acompañara en ese temor tan fuerte, mi impotencia era tan grande que comencé a pedirle perdón por todo el daño que había hecho, me sentía triste por darme cuenta de mis errores tan tarde, pero Dios siempre escucha.

 

Al terminar salí de ahí con miedo, solo que ya no me sentía solo, convertí ese miedo en una herramienta para luchar contra eso que me atormentaba. El miedo siempre se va a presentar en nuestras vidas, es un sentimiento que nos ayuda a crecer y sobrevivir, está en cada uno decidir cómo responder al miedo, ya sea usarlo como motivación, de alguna manera nos impulsa a superarnos para sobrepasar ese reto o trauma que se nos presenta. El mejor consejo que la vida me ha dado es que si pones a Dios en cada situación de vida, por más horrible o fuerte que sea, siempre será mejor, porque de la mano de Dios todo se puede.

 

“Si Dios está conmigo quien contra mí?” – Romanos 8:13

 

Carlos Marrufo
Carlos Marrufo

Joven mexicano de 21 años completamente enamorado de Dios y de la vida. Mi propósito en este mundo es dejar la huella de Dios en cada persona que cruce por mi camino."Haz lo posible y Dios hará lo imposible."

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.