La lucha después del sentimiento

La lucha después del sentimiento

Todo comienza con un sentimiento, que te da fortaleza para levantarte y agradecer un día más de vida. Vas a misa y sientes algo especial en la Eucaristía, te das cuenta de que el Santísimo es sagrado, sientes la necesidad de ser mejor y no tienes ni la menor idea por qué. Todo esto empieza a cobrar vida por un simple sentimiento.

Pero, ¿qué pasa cuando el sentimiento se acaba?

“Porque nuestras luchas no es contra sangre y carne, sino contra principados, contra los poderes de este mundo de tinieblas, contra las huestas espirituales de maldad en las regiones celestiales.” Efesios 6:12

Cuando quieras gritar a los cuatro vientos que lo amas y que Él lo vale todo, de pronto todos se volverán sordos, las tentaciones estarán a la vuelta de la esquina, y ese sentimiento que te daba fortaleza ya no estará.

Dios no es un sentimiento, es una lucha de amor que vale la pena pelear. La constancia es nuestra mejor arma contra las pruebas de la vida cotidiana. Los obstáculos que pensamos que no podemos sobrepasar son una demostración de las dificultades del mundo y la grandeza de Dios. En esta batalla en la que todos somos caminantes, servidores y herramientas de Dios, despertamos nuestras almas por un sentimiento. Es hora de despertar nuestra conciencia, abrir nuestros corazones y nuestra cordura. Vamos a luchar contra corriente, vamos a vivir la realidad que es el amor de Dios. Todos los miedos y dudas son lo que le darán pie a nuestra fe.

“No temas, porque yo estoy contigo; no te desalientes, porque yo soy tu Dios. Te fortaleceré, ciertamente te ayudaré, sí, te sostendré con la diestra de mi justicia.” Isaías – 41:10

Sin duda lo más difícil es aceptar que el sentimiento no dura para siempre, pero una lucha por Dios da frutos a una vida con Él. Yo prefiero luchar contra la adversidad.

Porque las críticas las puedo soportar, los malos gestos al siguiente día ya no están. Porque de mis errores aprendo, y mis pecados me arrepiento. Pero, ¿una vida sin Dios? Yo no puedo.

   Y tú, ¿en qué lucha estás?

Nicole Zavala
Nicole Zavala

Caminante, servidora, y herramienta de Cristo como tú. "Como no buscar a Cristo si el es la verdadera felicidad."

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.