¿Frio o caliente?

¿Frio o caliente?

Seguro haz jugado alguna vez este juego en el que te esconden algo y para adivinar donde está, alguien te va diciendo ” frio o caliente” entre más te acercas o te alejas.

 

¿Podrías comparar tu relación con Dios con este juego?

 

Si estás leyendo esto es porque en algún momento de tu vida, haz hecho la experiencia de conocer a Dios un poquito más de cerca. Algún retiro, algunas misiones, alguna platica, algún congreso.

 

Te invito a que recuerdes como estaba tu corazón en aquel momento. Seguro era algo así como un corazón nuevo, un corazón que ardía de amor, un corazón que se sabía totalmente amado.
Pero probablemente te paso lo que a muchos nos pasa, en el paso de los días y el tiempo tu corazón se fue enfriando y se fue sintiendo menos y menos como ese día.

Y ahí empezó este juego de las escondidas con Dios. Dejaste de buscarlo, lo perdiste de vista en la rapidez de los días y tu corazón se fue enfriando cada vez más hasta parecer de hielo.

 

En este tiempo de Pascua te invito a que lo busques. ¡Ha Resucitado! Dios se hace encontrar en los detalles del día a día.

 

Busca algún momento de intimidad con El. Algún retiro, un encuentro, una hora eucarística, alguna actividad que te lleve a volver a sentir este fuego de amor y date cuenta que, así como en este juego, entre más te acercas a Dios y a sus sacramentos tu corazón empieza a arder otra vez, Dios lo custodia y lo cuida. Lo acoge y lo pone ahí cerquita del suyo y sientes ese calor de su amor.

 

Así que cada vez que sientes que tus acciones te llevan a portarte de una manera diferente, con enojo, con egoísmo, con envidia, con soberbia, es probablemente porque Dios te está gritando “más caliente” ¡acércate más! ….
No dejes que tu corazón se enfrié, búscalo y vive ese amor que El está deseoso de darte.

He venido a traer fuego a la tierra y cuanto desearía que ya estuviera ardiendo Lc 12:49

 

 

 

Rebeca Llamas
Rebeca Llamas

Mexicana, trabajo en Pastoral en la Universidad Anahuac, y vivo enamorada de Dios. Mi vida es un viaje y Dios lleva el volante, yo solo disfruto. Soy fan del tennis, de los atardeceres y del amor maternal de Maria. Los abrazos, las sonrisas, y los pequeños detalles, el mejor regalo. - "Que nadie venga a ti, sin irse mejor y más feliz" -MT

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.